Skip to content
16 agosto, 2013 / Sra. Gafapasta

Cápsulas para emprendedores. Volver a estudiar.

Esta sección va orientada a los emprendedores. Podréis encontrarla cada viernes y recuperar las anteriores entradas en el menú de la derecha.

Come back to school ©Serena Vacas, 2013

Come back to school ©Serena Vacas, 2013

Esta cápsula nace de una conversación con Fran, aka Remorada, aka Purple Prose. Ambas nos hemos encontrado en cursos con la triste conclusión de que eran de un nivel muy deficiente.

El verano es una época en la que nos planteamos los cambios y es común decir “el año que viene estudiaré…”. La crisis ha hecho que infinidad de profesionales se hayan lanzado al mundo de la formación, desgraciadamente esto no es sinónimo de vocación, sino de necesidad. A lo anterior, se le suma la poca exigencia de muchos nuevos alumnos, alumnos que hace unos pocos años decían que eso de estudiar no era para ellos, pero que hoy se ven con la necesidad de hacer algo.

Así que la intención de esta cápsula es llamar a la exigencia. La exigencia debe ser por parte de las instituciones, colegios o universidades, y cuando los niveles son demasiado altos o demasiado bajos, los alumnos deben tomar la palabra.

En un momento de mi carrera me lanzé a estudiar diseño de interiores. Por motivos de trabajo y liquidez, me decidí por un curso de 3 años, en horario de tarde-noche. En la parte profesional, no pensaba salir de estos cursos preparada para incorporarme a un equipo de arquitectos, sino tener unos conocimientos sobre el espacio y la interacción con ellos, suficiente para aplicar color, texturas y lógica. Rellené mi solicitud, y la única llamada que recibí fue para confirmar que quería entrar en el curso de interiores, y no en el de gráfico.

El curso empezó, y a medida que pasaban los meses iba esperando que el nivel subiera. Hasta que se acercó el final de curso, y me planté con la decisión tomada: no me apuntaría al segundo curso. Entre los pros y contras, lo que más pesó fue el nivel de aprendizaje. Y es que, para mis espectativas, era muy bajo. Próximamente, haré una nueva entrada sobre cómo debería haber reaccionado la escuela, que es como deberíais tratar a vuestros clientes.

Si las universidades quieren que sus exalumnos eleven la reputación de los centros, deben lanzar al mercado, profesionales preparados, no con unos conocimientos básico y un diploma que es, a mis ojos, papel mojado. Deben lanzar profesionales que aporten calidad, no unas mínimas ideas y la promesa de que si eres bueno ya te encontraras con el puesto a tu altura.

Así que, si como emprendedores estáis pensando en continuar con vuestros estudios, antes de empezar debéis plantearos qué queréis conseguir. Si el papel que de crédito a vuestra titulación es suficiente o, por el contrario, lo que necesitáis es una base sólida. La exigencia, en este punto, la marcáis vosotros.

Anuncios

2 comentarios

Dejar un comentario
  1. remorada / Ago 16 2013 09:31

    por desgracia, es necesario invertir tiempo y dinero para conseguir un papel que avale conocimientos que muchas veces ya tienes.

    la parte buena es que igual no es que el nivel que se ofrece sea bajo sino de el de uno es muy alto! OK, no, pero me gusta ser optimista 😄

    la parte mala es que no se hace una buena criba para aceptar estudiantes y que no se adaptan los contenidos al grupo para poder sacar más jugo. un estudiante contento, que siente que ha aprovechado, será la mejor carta de presentación para el centro, que debería poner cuidado en su propia imagen para conseguir prestigio y clientes (no nos engañemos con ideales, la educación ahora es un negocio)

    a pesar de todo, creo que el reciclaje debe ser constante, la interacción con otras personas es fuente de nuevas experiencias y de eso siempre se aprende!

    Me gusta

    • Serena / Ago 16 2013 10:11

      ¡Qué bien lo explicas!

      La educación es un negocio, lo que debería generar un servicio de atención al cliente. El problema es que las escuelas, hoy, se conforman con cobrar. Si los alumnos son clientes, las escuelas deben comenzar a valorar que las recomendaciones negativas les restan futuros clientes.

      Por otro lado, están los diplomas que, incluso en su país de origen, son papel mojado. Pagar 6.000 euros por un curso avalado por la universidad de turno, con un nivel deficiente y unas exigencias mínimas, es perder tiempo y dinero.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: